Es tiempo para cómics: un horizonte más allá del manga

23 abril 2022

El universo del cómic ha entrado en una fase de expansión acelerada. A los jóvenes, que siempre han encontrado en el cómic y la animación un formato más cercano a su momento vital, y a los veteranos del cómic, que los veneran como obras de culto, se les suma ahora una audiencia cada vez más diversa: padres y madres que ya no ven el cómic como una historieta sin más, maestros que los usan para conectar contenidos de más profundidad con sus alumnos, adultos que descubren que el arte de una buena historia con ilustraciones creativas apela a sus intereses y emociones de una forma única.

Por eso, hoy, con motivo del Día del Libro, hablamos con dos expertos del mundo del cómic sobre el boom que está experimentando y qué le auguran al sector, así como su potencial comunicativo y educativo, más allá del entretenimiento.

Un manga para cada uno de nosotros

Tras la pandemia, el mercado del manga en España experimentó un crecimiento sin precedentes. El cómic japonés tuvo ya un primer boom en los años noventa con la irrupción de la animación japonesa en televisión. “Desde pequeño, siempre me llamaba mucho la atención todo lo relacionado con Japón. Cuando estalló el boom de series como Dragon Ball, Caballeros del zodiaco, Ranma ½ u Oliver y Benji, acabó de germinar esa semilla.” Cuando tuvo la oportunidad, Marc Bernabé no dudó en mudarse a Osaka a estudiar un máster en didáctica del japonés con una beca de la Fundación ”la Caixa”. Veinte años más tarde es un reconocido traductor e intérprete profesional de japonés, especializado en manga y anime, y codirige su propia empresa, Daruma Serveis Lingüístics, SL.

Pero el cómic ha vuelto con más fuerza que nunca, aunque nunca acabó de irse. “El confinamiento echó gasolina a un fuego que ya estaba ardiendo. Se está viviendo un boom nunca visto en Occidente. Nunca se había puesto a disposición del público tanta animación, videojuegos y cómics”, explica Marc.


Marc Bernabé, traductor e intérprete profesional de japonés especializado en manga y anime.

Una época abrumadora e impensable para los que se dedican al sector, dice, pero también un sueño hecho realidad. Un sueño que para Marc empezó a forjarse cuando era niño, y que le ha llevado a traducir desde lo más comercial en el mundo del manga, hasta cómics ambientados en un templo budista del siglo XIV, “con toda la jerga de los monjes y los tejemanejes políticos de la época”. O de gastronomía, como Oishinbo, adentrándose en los ingredientes, las preparaciones, los sabores y las texturas... “En estos casos, la traducción es muy complicada, y las tareas de documentación pueden ser muy arduas”, explica. 

Apunta una y otra vez a que el cómic es mucho más que una lectura entretenida, que una historieta. De hecho, sus temáticas, a diferencia de lo que muchos creen, admiten todo tipo de estilos y argumentos. “A día de hoy, en Japón, se publican casi 13.000 obras de manga nuevas cada año. Sería muy simplista reducirlo a ‘cómics para el público juvenil’. Tiene un potencial comunicativo y pedagógico enorme”, dice Marc. 

En España, si bien existen ejemplos de cómics educativos, como la colección “La otra h” de la editorial Herder, “el sector todavía es muy tímido comparado con lo que hay en Japón”, apunta Marc. Lo mismo sucede con el formato digital. Desde el año 2017 es el que más ventas y más beneficios ha generado frente a la industria editorial en papel, pero aquí, “todavía hoy, el papel es la única manera de acceder al manga, con algunas honrosas excepciones como la web manga plus”. 

Japón, dice, marca el camino e indudablemente, en un futuro, viviremos un fenómeno parecido en el resto del mundo. “Tanto el formato digital como el cómic pedagógico son dos filones por explorar y explotar. ¡Desde aquí invito a los futuros expertos y expertas a dar este paso!”

El cómic conquista también el mundo digital

Abriéndose camino en este ámbito joven y emergente encontramos a la dibujante, historietista e investigadora Margarita Molina, que nos explica desde el otro lado del Pacífico sus primeros logros en el mundo del cómic digital y pedagógico. 


Margarita Molina, dibujante, historietista e investigadora de doctorado en la Universidad de Quebec en Montreal.

Actualmente, Margarita realiza un doctorado en Estudios y Prácticas de las Artes de la Universidad de Quebec en Montreal, donde investiga la adaptación virtual del cómic con una beca de la Fundación ”la Caixa”. “Concretamente, aquellos cómics digitales que exploran el carácter interactivo y multimodal, integrando sonidos, movimientos, gestos y acciones en el binomio texto-imagen del cómic tradicional que todos conocemos.” 

Todo esto, con el fin de realizar un retrato claro y preciso del cómic digital como medio. “Espero facilitar su comprensión tanto a lectores primerizos como a los amantes de las nuevas narraciones digitales, a los educadores y sobre todo a los creadores”, explica Margarita.

Hace unos meses, publicaba 2, un cómic digital interactivo en el que el lector decide su final. “Siempre he sido aficionada a los libros ‘Elige tu propia aventura’ y a los videojuegos de aventura gráfica. Me seducía la idea de que el tema principal del cómic y su estructura narrativa pudieran estar estrechamente ligados el uno al otro.” En 2, un cómic prácticamente en su totalidad en blanco y negro, Margarita utiliza el color y el sonido para diferenciar el mundo normal y el mundo en el interior de la corrala y al otro lado del espejo. El dibujo en blanco y negro es más que un recurso comunicativo para Margarita, quien se declara una fan de las novelas gráficas sin demasiadas florituras. “Adoro el cómic en blanco y negro, el dibujo a pincel con tinta china que no necesita color para lucirse. En ese estilo, mis mayores referentes gráficos son Hugo Pratt, José Muñoz, Enric Sió, Jacques Tardi, François Boucq, Jillian Tamaki…”


Viñeta del cómic digital 2, de Margarita Molina.

Recientemente, una profesora taiwanesa contactó con ella para explicarle que estaba utilizando su cómic para realizar una serie de actividades de transficcionalización con sus alumnos. “El carácter abierto de la historia, en la que el lector es libre de interpretar el porqué de las acciones realizadas por varios personajes, se presta especialmente bien a que los alumnos completen la historia. Sentí una gran emoción al ver que mi obra estaba sirviendo para este tipo de actividades creativas en el entorno escolar”, explica.

Margarita también ha participado en otros proyectos de índole pedagógica, como el proyecto Caravane 2.0, que tiene como objetivo desarrollar las competencias comunicativas multimodales en alumnos de primaria de entornos desfavorecidos a través de la realización de álbumes ilustrados impresos y digitales. “Estuve directamente implicada en el desarrollo de la vertiente digital del proyecto, pero también en la realización de los talleres en clase. Fue muy gratificante ver la facilidad con la que los alumnos comprenden que pueden transmitir un mensaje, crear un ambiente o un doble sentido con sonido, con movimiento o con una acción, y no solo con imágenes fijas y texto.”

Un ejemplo del auge y la integración del cómic en los programas educativos, cada vez más interesados por los medios multimodales. “Rodolphe Töpffer, pedagogo suizo considerado el padre del cómic en Europa, ya auguraba un buen futuro al medio en este sentido”, concluye. 
 

Recomendaciones para el Día Mundial del Libro

Aunque le cuesta decantarse por un cómic en concreto, Marc nos recomienda el manga AKIRA de Katsuhiro Otomo: “Es una obra maestra del cómic japonés. Hoy en día, 40 años después de que Katsuhiro Otomo empezara a trabajar en ella, sigue tan alucinante y trepidante como el primer día. AKIRA fue la obra que empezó a abrir la puerta del manga y el anime a todo Occidente”.
Y para mantenerse al tanto de las últimas tendencias y novedades sobre el sector en redes: 

Bamf!: “Es un streamer que habla de cómics en general y realiza entrevistas, reseñas y recomendaciones en un show muy entretenido”.

Ramen para Dos: “El principal canal de información sobre manga y anime. ¡Un torrente de información!”. 

Margarita se decanta por Boca de diablo de Jerome Charyn y François Boucq, publicado en España por la editorial Norma. “Se publicó en 1990, pero podría ser interesante para (re)descubrir la coyuntura actual de la guerra entre Ucrania y Rusia”, dice. “Trata la historia de un huérfano ucraniano que se convierte en espía del KGB. Es trágica y dura, pero también fantástica, con un guion redondo. El estilo gráfico de Boucq encaja a la perfección.” El artista de cómics francés, dice, está entre sus dibujantes favoritos. “En ese grupo de maestros en el que también se encuentran figuras como Will Eisner y nuestro Carlos Giménez. Capaces de transmitir tanto el drama como el humor de manera excepcional y con un estilo polivalente y personal.”

De los mismos autores, y con una historia del universo soviético, recomienda Little Tulip. “Es más reciente y quizás más fácil de encontrar en librerías.”

Para acabar, nos recomienda también el canal de YouTube Salón del Cómic de Santa Cruz: “Creo que es el que más puede interesar a todo tipo de público. La fundación Cine+Comics publica con asiduidad entrevistas a autores, así como charlas y conferencias sobre cómic. Hay mucha diversidad y cantidad de contenido”. Y algunos podcast en inglés y francés: “9e Art – le podcast de la cité Internationale de la Bande Dessinée et de l’Image” de Angoulême, “Make it, then tell everybody” de Dan Berry y “Nouvelles Narrations” de Benjamin Hoget.

 

Síguenos twitter instagram facebook youtube