Novelas que sacuden y traducciones que enamoran

15 septiembre 2021

¿Qué convierte un libro en una historia capaz de seducir a miles de lectores? 

Hoy, dos becarios de la Fundación ”la Caixa” nos desvelan los entresijos que se esconden tras las páginas de los libros custodiados por librerías, bibliotecas y estanterías de todo el mundo. 

Ellos son Pol Guasch Arcas, escritor y poeta catalán, que en el último año ha causado sensación con la publicación de su primera novela, Napalm en el corazón (Premio Anagrama 2021), e Irene Tor Carroggio o, como muchos la llaman, “la traductora de Sanmao”, seudónimo de la exitosa escritora taiwanesa Chen Ping. 

Desde sus singulares experiencias, nos zambullimos en los apasionantes retos de la creación literaria.    

La novela como artefacto

"Escribir es una tarea humilde”, reflexiona de entrada Pol Guasch. “Cuando escribo no tengo como objetivo la innovación, sobre todo porque parto de la base de que se ha hecho ya de todo, y mejor. Se pueden intentar rehacer caminos que ya existen, acabarlos de pisar, abrir algún sendero poco transitado o reivindicar rutas olvidadas.”

Pol Guasch Arcas, escritor y poeta catalán, autor de "Napalm en el corazón" (Premio Anagrama 2021).Pol Guasch Arcas, escritor y poeta catalán, autor de Napalm en el corazón (Premio Anagrama 2021).

Es evidente que él lo ha logrado con éxito. Este joven tarraconense, que antes de Napalm en el corazón publicó los poemarios Tanta hambre (Premio Francesc Garriga, 2018) y La parte del fuego (Premio López-Picó, 2020), cursa con una beca de la Fundación ”la Caixa” un máster de teoría y literatura contemporánea en el King’s College de Londres. Anteriormente, realizó el grado de Estudios Literarios y un máster en construcción y representación de identidades culturales en la Universidad de Barcelona y el Programa de Estudios Independientes del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona.

Napalm en el corazón plantea una distopía nuclear en una geografía ambigua en la que una pareja de chicos sufren la intolerancia del entorno hacia su deseo. Unas vidas precarias, unas familias tocadas por el desarraigo, una zona militarizada y la huida de esta tierra yerma como única salida. Una cautivadora “descripción del horror”, según la crítica y el jurado, en la que brilla “la voluptuosidad de los recursos expresivos”.

Portada Napalm en el corazón.Portada Napalm en el corazón.

Lo que Pol se propuso con Napalm en el corazón, en realidad, no era hacer una novela, “sino un artefacto”, nos explica. Un artefacto en el que las opresiones son un tema que cobra forma intensamente. “Me interesaba representar las opresiones desde una perspectiva interseccional y no unívoca. No sé si eso se puede leer como un gesto de resistencia, pero sí como la voluntad de no reducir la violencia a una sola palabra, ni la dificultad a una sola voz.” Y recalca: “Una de las grandes potencias de la literatura, seguramente, es la invitación que hace a la complejidad, a entender y a ver el mundo a través de muchísimos prismas diferentes”.

Le preguntamos sobre el proceso creativo y acude a la artista cinematográfica Agnès Varda y a su documental Los espigadores y la espigadora porque, de forma muy parecida, señala, su tarea creativa parte de una relación directa con el mundo que quiere entender, colectar, repensar y formular. Construir llega después, a través del montaje, y añade: "No tener miedo a repetirse ni a apropiarse. Preguntar y escuchar mucho. Escuchar más, aún. Cuando escribo, me acerco así: recogiendo lo que se esparce, reencontrando lo que se pierde, acumulando lo que desconozco”.

Sobre su doble faceta como investigador y creador nos explica que, para él, la escritura siempre ha estado muy ligada a la investigación, desde el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona hasta el actual King’s College londinense. Pero aclara: “Investigar en literatura no ha sido una potencia para mí a la hora de escribir, porque a menudo puedes bloquearte al ver que hay tanta literatura, y literatura tan buena. El vínculo que se establece entre estos dos caminos es el de entender todo gesto de escritura como una tarea de investigación. Para mí, toda la escritura que creo forma parte de una misma constelación de pensamiento y dialoga constantemente entre ella: desde Napalm hasta la tesina o en el libro de poemas”, concluye.

Puentes entre China y España

Si escribir crea nuevos universos, la traducción es lo que hace a la literatura universal. Que llegue a todo el mundo sin barreras idiomáticas. Lo sabe bien Irene Tor, que en el año 2015, con la ayuda de una beca de la Fundación ”la Caixa” y del gobierno chino, cursó un máster de negocios internacionales en la ciudad de Shanghái.

De la traducción, señala que es un privilegio dar voz a autores extranjeros. “El honor es inmenso, pero también acarrea una gran responsabilidad”, dice. Ahora, con apenas 30 años, se ha convertido en una traductora solicitada de la lengua china. Casualidades de la vida, mucha suerte y, como ella prefiere decir, 缘分 (yuanfen): ‘destino’.

Irene Tor Carroggio o, como muchos la llaman, “la traductora de Sanmao”, seudónimo de la exitosa escritora taiwanesa Chen Ping.Irene Tor Carroggio o, como muchos la llaman, “la traductora de Sanmao”, seudónimo de la exitosa escritora taiwanesa Chen Ping.

Tras cursar un brillante bachillerato en ciencias y con la idea de convertirse en médico algún día, una decisión de último minuto hizo que, con los años, Irene se convirtiera en doctora, pero de otro tipo. Concretamente, en Traducción y Estudios Interculturales. Finalmente, optó por el grado en Traducción e Interpretación, con el inglés y el chino como lenguas de trabajo. El chino, una lengua que, dice, exige un compromiso de por vida. “Creo que es difícil que uno sienta que se encuentra en una zona de confort. Te obliga a seguir estudiando y a buscar maneras de seguir cerca de la lengua y la cultura.” 

Se la conoce como “la traductora de Sanmao”, y ciertamente se siente muy orgullosa de haber vertido al catalán y al castellano a la autora taiwanesa, estrechamente vinculada a nuestro país, especialmente a Canarias y el Sáhara Occidental, donde se mudó con su marido madrileño cuando era colonia española. Irene la descubrió a los 18 años y se propuso traducir su obra principal, Diarios del Sáhara, cuando su nivel de chino se lo permitiera.

Portada Diarios del Sáhara.Portada Diarios del Sáhara.

“Su obra es una mirada única, pues, como todas, está sesgada por el trasfondo personal y cultural de la autora, pero es precisamente eso lo que la hace tan interesante.” Cheng Ping, que bajo el pseudónimo de Sanmao escribió más de veinte libros, acabó suicidándose al no superar la muerte de su amado. 

“La experiencia traduciéndola fue una delicia, sobre todo porque compartí el encargo con dos grandes traductoras al catalán, exprofesoras y ahora amigas. La relación con la editorial, Rata, también fue inmejorable: nos dieron libertad y visibilidad e incluso confiaron bastante a ciegas en nuestro criterio a la hora de seleccionar los relatos que integran los libros que completan la trilogía de Sanmao: Diarios de las Canarias y Diarios de ninguna parte. Por experiencia, este margen de maniobra no es habitual y puedo decir que mi carrera como traductora literaria empezó con muy buen pie”, explica.

Irene ha vivido varios años en China, donde ha realizado trabajos muy diferentes, tanto en el mundo académico como en el de la empresa. De hecho, actualmente trabaja para la tecnológica Huawei, aunque continúa muy ligada a la traducción. "El mundo editorial puede resultar menos estable, sobre todo si trabajas con editoriales pequeñas e independientes…” La pandemia paralizó un proyecto de traducción literaria muy interesante en el que estaba trabajando. La sensación, lamenta, es que “el sector cultural es especialmente sensible a las crisis”. 

Pese a ello, a Irene no le falta pasión por una lengua que es un reto y un amor inesperado. “El chino entraña una gran belleza, pero más bella es todavía la gente de este país: la lealtad y el compromiso entre los amigos no conoce límites”, añade Irene desde Shanghái, ahora su segundo hogar.

Síguenos twitter instagram facebook youtube