Rambles de la vida, la respuesta poética al dolor

17 agosto 2021

En agosto del 2017, el centro histórico de Barcelona sufrió un terrible atentado. El escenario, las conocidas Ramblas, son una zona de paseo habitualmente muy concurrida y que da respiro y luz a las estrechas calles de los barrios antiguos del Gótico y el Raval que la colindan. 

Desde la distancia, muchas personas se unieron al dolor de la ciudad. Manuel Montobbio fue uno de ellos. Este barcelonés y becario de la Fundación ”la Caixa” se encontraba a más de 200 kilómetros, en Andorra, donde estaba destinado como embajador de España en ese momento. A la mañana siguiente, Manuel pronunciaba estas palabras, justo antes de comenzar un minuto de silencio delante del edificio de la embajada: 

“Pese a quienes quieren hacer
                                             las Ramblas
de la muerte
                                             las Ramblas
del dolor,
seguiremos haciendo
                                             las Ramblas
de la vida
seguiremos haciendo
                                             las Ramblas
del amor.”

Manuel Montobbio, embajador representante permanente de España ante el Consejo de Europa y autor de Rambles de la vida, una afirmación de la vida frente al atentado del 17 de Agosto de 2017 en las Ramblas de Barcelona.Manuel Montobbio, embajador representante permanente de España ante el Consejo de Europa.

Estas mismas palabras son las que ahora dan inicio a su libro de poesía Rambles de la vida, en el que Manuel plasma sus emociones tras el atentado. Él las visitó el 26 de agosto, la mañana antes de la manifestación por el atentado. “Recuerdo ese paseo por las Ramblas, las de siempre y las de nunca, el silencio de la multitud”, dice Manuel. Fue entonces, al tuitear un mensaje de condolencias, cuando nacieron los primeros versos que se acabarían materializando en su poemario. “Con la limitación de caracteres de cada mensaje, me salen en verso los comentarios, las reflexiones.” Versos que, en palabras de Manuel, son “un intento de respuesta desde la poesía donde no alcanzan las razones de la razón”.

El proceso, comenta el poeta, de alguna forma lo conecta con el protagonista de Cien años de soledad: la historia de un niño nacido en Macondo que surge a partir de un recuerdo de infancia. “Yo fui un niño de la Barcelona de los años sesenta, a quien el recuerdo de las primeras veces que su padre llevó a las Ramblas desencadena el fluir del río de la vida a través de ellas”, explica Manuel.

En su libro, Manuel nos invita a recorrerlas. ”Tal vez sea alumbrándolas, buscándolas, recorriéndolas, que podamos curar a las Ramblas del alma herida, que podamos contribuir a sanarlas, a encontrar a través de la poesía las razones que la razón no alcanza, a dar respuesta a sus preguntas, sentido al mundo y a la vida”, nos explica.

Portada de Rambles de la vida, poemario de Manuel Montobbio, junto a una fotografía de las Ramblas.Rambles de la vida, poemario de Manuel Montobbio.

Manuel estudió con una beca de la Fundación ”la Caixa” Hautes Études Européennes en el Collège d’Europe de Brujas, y se doctoró después en Ciencias Políticas.  Actualmente es el embajador representante permanente de España ante el Consejo de Europa, pero antes desarrolló su carrera diplomática en destinos como San Salvador, Yakarta, México, Guatemala y Tirana, además de Andorra. “La beca constituye una oportunidad y, al mismo tiempo, una responsabilidad, un compromiso”, comenta. La oportunidad de conocer otros mundos y aprender de nuevas formas. La responsabilidad de dar algo a cambio, en su caso, “a través de la interacción con otros estados, sociedades y culturas como diplomático”. 

Paralelamente a su carrera diplomática, Manuel ha desarrollado también una trayectoria académica y literaria. Al preguntarle por su interés por la poesía nos contesta citando a uno de los poetas más influyentes del siglo xx, Octavio Paz, quien hablaba de esa otra voz que en un momento u otro todos los poetas oyen: 

“La poesía es la otra voz. Su voz es otra porque es la voz de las pasiones y las visiones; es de otro mundo y es de este mundo, es antigua y es de hoy mismo, antigüedad sin fechas…". Y nos dice que “a veces la escuchamos, siquiera sea por un momento despierta ese hombre que en nuestro fondo duerme o dormita, y escribimos lo que nos dice o a través de nosotros escribe en el papel en blanco que deja de serlo”.

Rambles de la vida se publica conmemorando el cuarto aniversario del atentado de las Ramblas. Los primeros lectores, entre los que ha tenido muy buena acogida, coinciden con Manuel en la necesidad de acudir a la palabra para superar el daño emocional individual y colectivo.

Ángeles
                                                                                                             de las Ramblas:
venid con nosotros
vivid con nosotros
                                                                                                             estas Ramblas
del dolor
inspirad
                                                                                                             las palabras
iluminad
                                                                                                             las velas
que dejamos
en ellas
inspirad también
                                                                                                             este poema
ayudadnos a alejar 
                                                                                                             de nosotros
                                                                                                             estas Ramblas
de la muerte
                                                                                                             estas Ramblas
del horror
                                                                                                             estas Ramblas
del dolor.

    Ángeles
                                                                                                             de las Ramblas
que lloráis
en silencio
sobrecogidos
mares
de tristeza
y apartáis
                                                                                                             de nosotros
la resignación
en este paseo
sobrecogido
                                                                                                             por las Ramblas
altar
                                                                                                             por las Ramblas
poema
                                                                                                             por las Ramblas
oración
por las víctimas
de la tarde
del diecisiete de agosto
                                                                                                             por las Ramblas
de las infinitas
manifestaciones
de amor
de vida
de luz
                                                                                                             del alma
frente
a la brutalidad
el odio
las creencias
o ideas
que deshumanizan
personas
y ciegan
                                                                                                             el alma
acompañadnos
en este vía crucis
                                                                                                             por ellas
este sábado
veintiséis de agosto
de dos mil diecisiete.

Infinitas son
                                             las Ramblas
del dolor
infinito
el silencio
infinitas
las lágrimas
que lloran
las almas
las velas
que ilumina
la esperanza.
                                             Ramblas
de las preguntas
sin respuesta
                                             Ramblas
de los mundos
                                             soñados
que entre todos podemos hacer
                                             posibles
si queremos que sean
                                             el mundo
el mundo
que atraviesan
                                             las Ramblas                    
                                             Ramblas
de las palabras
que expresan
el convencimiento
de lo que somos
la fe
en el ser humano
que somos todos
                                             Ramblas
de los poemas
de amor
a los seres queridos
                                             Ramblas
de los poemas
que expresan
las heridas
del alma
                                             Ramblas
en que canta
el Liceo
el silencio
que lloran
quienes pasan
                                             por ellas
y en silencio toca
la música
que conmueve
las almas
                                             Ramblas
de las velas
                                             Ramblas
de los peluches
en las farolas
en los árboles
en las paradas
en el aire
que respiramos…

Manuel Montobbio

Síguenos twitter instagram facebook youtube